Caña de clarinete SIB número 3-1/2 VANDOREN V-12

5200286

3,60 € impuestos incl.

Plazos de entrega: 1-2 días hábiles desde el envío para productos en stock.
Envíos gratuítos para pedidos superiores a 59€.

Si no está satisfecho, aceptamos devoluciones y cambios durante 15 días naturales desde la entrega del pedido.
Más información sobre envíos y devoluciones

Las cañas V•12 se tallan a partir de tubos de cañas de diámetro equivalente al empleado para las cañas de saxofón alto. Por eso las cañas (lengüetas) V•12 son más gruesas en los dos extremos que las cañas tradicionales. Así vibran sobre una paleta larga y proporcionan un sonido rico y profundo. El extremo más grueso, le da cuerpo al ataque y aumenta su longevidad. El añadir la fuerza 3 ½ + permite una graduación más cercana. Esto deriva en una mayor homogeneidad de las cañas en el seno de una misma fuerza. Por otro lado, la gama V•12 acoge ahora las cañas para clarinete Mib (Requinto) y clarinete Bajo. Ofrecen redondez de sonido, riqueza de timbre y potencia sonora.


Fabricadas con el clarinetista clásico en mente, las cañas V-12 son cortadas con más madera en el corazón de la caña para dar mejor enfoque tonal y proyección. La madera extra en esta caña mantiene el sonido muy enfocado en niveles dinámicos extremos.
Son las cañas más tocadas por los músicos profesionales, con una superioridad
demostrada a lo largo de los años. Estas cañas convienen para todo tipo de música.
Sus principales características acústicas son:
• una excelente respuesta en todos los registros, que incluso permite un ataque
pianísimo de notas sobreagudas,
• la flexibilidad que permite la ejecución de grandes intervalos en “legato” y “staccato”,
• una riqueza de timbre que da cuerpo y brillo al sonido.
El Arundo Donax (nombre científico), materia base de una caña (lengüeta),
es particularmente sensible a las variaciones higrométricas.
Como una esponja, la planta se carga de agua si la humedad ambiental es importante
e inversamente se descarga si el aire es seco. Esto tiene como efecto deformar la caña
y puede afectar considerablemente la interpretación musical.
Por esta razón, al comienzo de los años 2000, el grado de humedad se ha estabilizado en la
fábrica y en los hangares Vandoren día y noche, 7 días sobre 7, con un grado de humedad óptimo
de 45% a 70% (tipo al que es aconsejable, para los músicos, conservar las cañas.)
Sin embargo, si el control de calidad es particularmente vigilado en cuanto a un estado óptimo de la caña,
al salir de la fábrica, el transporte y el almacenamiento no presentan necesariamente todas las condiciones
requeridas para garantizar una irreprochable conservación.
Conscientes de esta situación, Bernard Van Doren y sus equipos, han concebido un embalaje que garantiza el
mantenimiento de la higrometría adecuada desde la fábrica hasta el destinatario final.
Después de muchos años de investigación, nace el Flow Pack.
Realizado en un film valorizable (cuyo poder calórico durante su incineración es importante), el Flow Pack presenta una
baza consecuente para el músico. El embalaje individual garantiza una estabilidad higrométrica inigualable en todos los ámbitos,
alejando la fábrica Vandoren del músico. Además, en los países en los que las cañas se venden por unidad, el músico esta seguro
del estado de la caña que compra.
Cuando abre un Flow Pack Vandoren, el instrumentista está frente a una caña “frescura de fábrica”, como si la hubiese elegido en
nuestros talleres.
El embalaje en bolsita Flow Pack no tiene otro efecto sobre las cañas más que el de garantizar una conservación óp